Dos cocineros de excepción, Rubén Sánchez-Camacho y Alberto Moreno, participarán en la Feria Nacional del Vino, FENAVIN, que tendrá lugar del 12 al 14 de mayo en Ciudad Real, con su ponencia «La innovación del vino dentro de la cocina», el próximo 12 de mayo

Ciudad Real – 14 ABR 2015 – INT

La restauración manchega de la mano de Rubén Sánchez-Camacho, jefe de cocina de El Bodegón de Daimiel en Ciudad Real, y la cocina de fusión de Alberto Moreno, Bocuse d´or 2015, del Restaurante DH Gastro en Madrid, se unen para demostrar el potencial de los grandes vinos en platos tradicionales y de vanguardia.

Rubén Sánchez Camacho cocinero

El cocinero Rubén Sánchez Camacho

El mejor espacio

Ambos coinciden que FENAVIN es el mejor espacio para presentar sus propuestas de cocina, al tratarse de «la mejor feria de España y Europa de vinos». Moreno añade: «es un gran escaparate y gracias a FENAVIN grandes y pequeñas bodegas recorren el mundo».

En ella elaboradores y sumilleres tienen la oportunidad de compartir y difundir experiencias en torno al mundo del vino, y defiende que «la uva no es sólo un alimento, es una cultura y junto a la gastronomía o a la cocina se tenía que enseñar en las escuelas», ha informado la organización de la feria en nota de prensa.

Una opinión que comparte Sánchez-Camacho: «tenemos que concienciarnos de la indisolubilidad cocina y vino. Los bodegueros deberían apoyarse más en la gastronomía española y en su reconocimiento internacional para realizar maridajes y dar a conocer sus vinos en otros países».

Recetas con vino

Los chefs descubrirán sus recetas con vino, destacando la importancia culinaria que tienen los caldos desde la tradición hasta la innovación de la cocina que caracteriza a nuestros días.

Serán diferentes transformaciones: vinagreta Chardonnay, aire de vino tinto, gominolas de vino, espumas, reducciones de vinagretas de Syrah o la tradicional mayonesa de Tempranillo, que podemos saborear en el restaurante El Bodegón de Daimiel.

Para elaborar estas propuestas es primordial emplear vinos de calidad. Ambos coinciden en afirmar que hay que huir del vino malo para cocinar: «es muy importante para nosotros, los cocineros, utilizar un buen vino, porque sólo así conseguiremos extraer las esencias de cada variedad y lograremos un gran plato».