La iglesia de Meira protegerá unas pinturas murales y prevé cambiar un nido

Meira (Lugo) -14 AGO 2015 – Xosé María Palacios (lavozdegalicia.es)

La iglesia de Meira, una de las indudables joyas del románico en Galicia, lleva años pasando por una serie de actuaciones encaminadas a corregir daños que tienen en la humedad una de sus principales causas. Al mismo tiempo, una imagen habitual en los últimos tiempos en la cubierta del edificio, un nido de cigüeñas preocupa por el deterioro que causa en algunas partes, y también se estudia actuar para evitar que los problemas derivados de su presencia aumenten.

En cuanto a trabajos en el interior de la iglesia, dos son los que se abordarán próximamente, con la sacristía y uno de los retablos como escenario. En cuanto a la sacristía, que está situada detrás del altar mayor y cuya construcción data previsiblemente del siglo XVII, se levantará el actual suelo de madera para evitar que la humedad avance y llegue a unos muros que albergan frescos con diversas imágenes de santos. También se aislarán los muros por fuera, y luego se restaurarán las pinturas. La madera se retirará, y el suelo quedará con piedra, como explicó Yoani Jartín, responsable de la oficina de turismo de la villa y guía del templo a visitantes. La Diputación financia los trabajos.

Iglesia románica de Meira

Iglesia románica de Meira / Foto cortesía de turgalicia.es

En cuanto a las cigüeñas, el párroco, Miguel Asorey, comentó que preveía plantear a la Xunta la necesidad de trasladar el nido situado en el tejado por los problemas que supone. Los excrementos de esas aves son muy ácidos y dañan el feldespato del granito, lo que aumenta la erosión. Además se crea en la piedra una hendidura por la que entra el agua, que al dilatarse tras congelarse también causa problemas. A esos inconvenientes se le añade el del peso -este año había una pareja con tres crías-, con lo que la necesidad de buscar una alternativa se hace mayor.

Mejora de un retablo

Por otro lado, uno de los retablos de la iglesia, el conocido como de la Lactación, será restaurado próximamente. La Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria anunció en días pasados la licitación de los trabajos, con un presupuesto de 29.645 euros y un plazo de ejecución de cinco meses. Controlar la temperatura y la humedad, proteger la policromía o asentar partes con peligro de desprendimiento son algunas de las operaciones previstas dentro de la iniciativa de la Xunta.

El retablo es del siglo XVII, y su mejora continuará las actuaciones en otros que se realizaron en años pasados. El retablo de Santa María, el de San José y el altar mayor, con la Asunción en el centro y San Benito y San Bernardo en los laterales, ya fueron restaurados.

Origen de numerosas visitas

Unas 16.000 o 17.000 personas pasan al año por la oficina de turismo de la localidad, y aproximadamente el 70% de los visitantes preguntan por la iglesia, comenta Jartín. La cifra total, de todos modos, es mayor, porque a esos que pasan por la oficina hay que añadirles los que visitan la iglesia porque la conocen y acuden directamente y los que entran en el templo cuando está abierto.