El Restaurante Karne Magna de Astorga (detrás de la Catedral) muestra durante los meses de julio y agosto una exposición fotográfica de Andrés Palmero Alonso, quien mimetizado detrás del seudónimo ranommanfotho muestra una recopilación variada de imágenes bajo el epígrafe “Distancia justa”

Astorga – 13 JUL 2015 – Redacción

Detrás del pseudónimo ranommanfotho se esconde el fotógrafo Andrés Palmero Alonso (Astorga, 1972). Empezó a hacer fotografía a principios de los 90 con una heredada Olimpus OM40 y a positivar sus propias copias en casa. Inicialmente su mirada se centró en registrar las viejas edificaciones de su Astorga natal, siendo testigo a lo largo de los años de la paulatina desaparición del patrimonio arquitectónico de finales del siglo XIX. Algunas de aquellas imágenes forman parte hoy de la memoria viva de una ciudad que ya no existe.

De formación autodidacta, se nutrió de los grandes maestros de la fotografía en la biblioteca del Centro de Arte Reina Sofía durante sus años de estancia en Madrid. En aquella época de mediados de los 90 extiende su mirada por los rincones de la capital aplicando lo que veía en la obra de maestros comoCartier-Bresson, Sebastiao Salgado o Cristina García Rodero.

Una de las fotografías de la exposición de ranommanfotho en Astorga

Una de las fotografías de la exposición de ranommanfotho en Astorga

on la llegada de la fotografía digital y la rápida desaparición de la imagen analógica Andrés Palmero experimenta una gran decepción abandonando la práctica fotográfica durante años y reenganchándose de nuevo a partir de 2009.

Al nuevo sistema fotográfico le acompañó la adopción de un nombre artístico con el que firmar sus nuevas imágenes. Ranomman procede de un personaje de cómic que el dibujante Antonio Morales “amb” le dedicó a Andrés Palmero en el ya mítico fanzine astorgano “De cortos”.

En la actualidad su mirada está más centrada en universos visuales cercanos al límite en los que aproxima al espectador a torturadas psicologías o misteriosos objetos.

En los últimos años ha mostrado su obra en varias ocasiones, pero siempre fuera de los círculos expositivos. Garitos, pubs, bares o restaurantes, espacios propios de la cultura popular que a Andrés más le interesa, son los lugares elegidos como escaparate de sus propuestas fotográficas.

Ahora, entre los meses  de julio y agosto de 2015,  presenta en el Restaurante Karne Magna de Astorga (detrás de la Catedral), y con la colaboración de  Marciano Sonoro Ediciones, una recopilación variada de imágenes bajo el epígrafe Distancia justa. En ella reúne fotografías de diferentes épocas y temáticas caracterizándose la mayor parte de ellas por el empleo del blanco y negro, con composiciones extremas que se adentran en la psicología del retratado o evocan el misterio de un objeto o de un lugar.

En definitiva, ranommanfotho es un autor ávido de explorar los límites del mundo que le rodea, dejando siempre pinceladas de luz entremezcladas de extrañeza y nostalgia.